El Grone del Whatsapp y su verdadera historia !!

El Grone del Whatsapp y su verdadera historia !!

 

La verdadera historia del Negro del Whatsapp .

Hay muchos mitos sobre el negro del whatsapp, nombres falsos, orígenes falsos y, sobre todo, el debate de si esos genitales son de verdad o un retoque digital.

 

Te llega una imagen por WhatsApp que parece una noticia. La abres y, sorpresa: es el famoso negro del WhatsApp. Una foto de un hombre negro con gorro de cuadros, una toalla azul, una camiseta verde y un llamativo pene que llega hasta la rodilla. Prácticamente todo el mundo lo ha recibido, de hecho, hace años que es un meme internacional, que ha ido desde Italia hasta Argentina, pero pocos saben la historia que hay detrás.

Algunos bulos afirman que la identidad del hombre es un tal John Umweto, de Sudáfrica. Otros, que es Paul Dobbery, un cajero londinense nacido en Ghana. Si te ha llegado alguno de estos nombres, que sepas que son falsos. El diario El Confidencial ha querido encontrar la historia verdad y ha rastreado el origen del meme hasta el portal MonsterCockLand, un foro de adoradores de macropenes, donde se subió la imagen por primera vez, el 5 de octubre de 2014.

La imagen la subió una persona anónima escondida tras el apodo aquastorm427. Es gay, vive en Nueva York y se dedica a editar fotos para agigantar los genitales masculinos. Es decir, la foto del negro de WhatsApp está editada (lo sentimos a todxs aquellxs que les ilusionó pensar que quizá algún día se encontraría con esa “MonsterCock”).

 

Según apunta el diario, este photoshopeador de penes, que cuenta con un stock de millares de imágenes de genitales gigantes, es bastante popular en este tipo de foros (MonsterCockLand no es el único, también publica imágenes similares en MillionDicks). Aun así, no han podido contactar con él porque hace más de un año que no responde a mensajes ni sube nuevos montajes.

Sobre el modelo, poco sabemos. Lo que es seguro es que el pene y los testículos fueron agrandados. Su origen quizá es jamaicano (en 2012 publicaron una imagen de la misma sesión de fotos con un “visita Jamaica y siéntete vivo”), pero es pura especulación. Según el artículo, las fotos salieron de una sesión fotográfica, “de temática  presumiblemente gay” y que se realizó hace más de diez años, aunque hasta hace cinco años no se convirtió en meme.

¿Es un meme racista?

Pero el debate sobre el “negro del WhatsApp” no solo se reduce a si es un pene real o falso. Algunas personas se han preguntado si es racista. Una cuestión legítima, porque, al fin y al cabo, alimenta el tópico de que los negros la tienen grande, de lo cual hablamos en profundidad en un artículo anterior. Pero, aunque la foto per se no es racista —ya que el photoshopeador subía en los foros fotos macropenes de todas las etnias—, el hecho de que sea esta la que se haya hecho viral, sí lo es.

Como apunta la revista Afroféminas: “La foto del negro de whatsapp tiene una carga de prejuicios enorme. Perjuicios que conviven con nosotros hace tiempo y que están enraizados en la sociedad. Difícil ver bromas en Internet que tengan a hombres o mujeres negros como protagonistas que no tengan que ver con algunos temas fetiche con los que se nos reduce, dígase hipersexualización, falta de cultura, poca higiene, fealdad, etc. vamos lo que viene siendo racismo puro y duro”. El portal se hace una pregunta, ¿por qué se hizo viral el hombre negro y no uno blanco? Por lo de siempre: por ese racismo que tenemos interiorizado.

El festival del racismo entorno al negro del WhatsApp se ha multiplicado con su popularidad. No son pocos los disfraces de negro del WhatsApp que han optado por hacer blackface, es decir, pintarse la cara de negro, una caricatura de las etnias africanas que son profundamente condenadas por el activismo antirracista.

Al final, compartir la imagen del hombre negro con los genitales grandes provoca risa porque creemos que los negros la tienen grande. Hace gracia porque alimenta el estereotipo que tenemos interiorizado y que nos divierte. Probablemente si fuera un hombre blanco no se habría popularizado tanto. Eso sí, haberte reído de este meme no te hace racista: es la sociedad quien es racista, y como nuestro humor bebe de lo que vemos cada día, al final permeabilizan estas ideas. Es lógico que te rieras cuando te lo enviasen. Pero quizá toca reflexionar un poco sobre el porqué de las cosas.